La ética de “cuidar”

"Cuidar" es un tema recurrente en la reflexión de la RS Medioambiental de los últimos tiempos. Primero fue asumido por cultura, educación, que ve en el cuidado un elemento esencial de responsabilidad pero también ve en la gente la dimensión de "los sentimientos, recuerdos, arraigo frente a desarraigo, paisaje como emoción...". En cierta medida, produce una eterna discusión, entre lo que hemos interiorizado en la vida cotidiana y la ética de base hereditaria, modulada siempre por "cuidar". Posteriormente, este sentir fue asumido por la empresa, pues representa la ética natural de sus actividades. Todo nos afecta y, en consecuencia, nos involucra en la auto-condena del tipo de producción y consumo vigente.

El cuidado del medio ambiente adquirió especial fuerza en la Carta de la Tierra, los recursos escasos de la naturaleza y de la Tierra es algo imperativo en los discursos. Cuidar el Medio Ambiente se ha visto como esencial para la comprensión del ser humano. Se constata además que el cuidado gana fuerza siempre que se producen situaciones críticas. Es decir, aflora, no sólo cuidar el medioambiente tanto fuera como dentro del mercado laboral sino mejorar los cambios, que se corresponden con el aminoramiento de la fuerte dependencia de los combustibles fósiles. El cambio climático no es una amenaza que se cierna sobre un futuro lejano, está ya aquí y se está acelerando. El tema "cuidar" es quien impide que la crisis del cambio climático se transforme en tragedia, no sólo nos referidos al Medio Ambiente sino a las personas más vulnerables.

La alarma ecológica sobre el estado enfermo de la Tierra está identificada, la causa principal, nuestro modelo de desarrollo, consumista, predatorio, perdulario y sin ningún cuidado ni hacia los recursos escasos ni con la forma como tratamos los residuos, muchos de ellos dañinos y no asimilables por la naturaleza. En la ONU se llegó a la propuesta de un desarrollo sostenible como expresión de cuidado humano hacia medio ambiente, pero enfocado principalmente al aspecto económico.

La ética del cuidado se ha de tratar tanto a nivel internacional como a nivel nacional e individual, y ninguna nación es autosuficiente, todos nos beneficiamos con la sostenibilidad de ese Compromiso con la Sostenibilidad, y todos estamos amenazados si no conseguimos alcanzarla.

Recogiendo esta línea de pensamiento, la F.C. Medioambiental La Tirajala asume el concepto de sostenibilidad que aparece en 1987 en el libro Our common future (Informe Bruntland) a raíz de los trabajos de la Comisión de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo como: "aquel desarrollo que satisface las necesidades de las generaciones actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades", que es como se recoge en la declaración de Río de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, la llamada "Cumbre de la Tierra".

Por ello, consecuentemente, La Tirajala tiene por objeto poner a disposición de la sociedad canaria -ideas, conocimientos y recursos- a favor del desarrollo de la Responsabilidad Social Medioambiental y, después de más de seis años de trabajo, la categoría cuidado y el modo sostenible de vivir constituyen los dos principales ejes articuladores de las actividades de La Tirajala.

Hoy, dada la crisis generalizada, el cuidado se hace imprescindible para preservar la integridad de la Madre Tierra y salvaguardar la continuidad de nuestra especie y de nuestra civilización.